Descubre los 5 tipos de procrastinación y aprende a evitarlos

08 November 2018

Procrastinar es uno de los vicios más detestables del Siglo XXI. Esto es lo que hace que muchas de nuestras tareas, de cualquier tipo, se retrasen o simplemente no se logren gracias a que no dejamos de perder el tiempo. ¿Cómo evitarlo? Te decimos cómo, además de que identifiques qué tipo de procrastinador eres.

Procrastinador soñador

Este es el clásico que anhela, o como lo dice su nombre, “sueña” que va a ser las cosas con mucha productividad. Este tipo de persona es muy creativa porque el solo pensar en hacer lo que tiene que hacer, lo hace imaginar y crear.

Para erradicarlo aprovecha que eres una persona creativa, así que imagina lo que tienes qué hacer y los beneficios que puedes sacar de eso. ¡Pero hazlo! Haz que tu creatividad se enfoque en la labor.

También te puede interesar: Megan Fox deja muy poco (o NADA) a la imaginación con estos leggins

Procrastinador perfeccionista

Este tipo de procrastinador planea mucho, entre ello viajar, trabajar, comprar, preparar, etc. ¿El problema? No comienza por hacerlas; se exige tanto porque eso le salga bien que solo piensa en eso.

¿Qué hacer? Inicia por hacer una lista de los objetivos que tienes que lograr, y así vete palomeándolos hasta que cumplas todos. Y no te detengas tanto en planear.

Procrastinador miedoso

El miedo forma una parte fundamental de este tipo de procrastinación pues una persona puede tener temor de fracasar o de ser juzgado.

¿Cómo hacerle?

Tal vez tengas miedo a fracasar y hasta cierto punto es normal pero pide ayuda, pide consejos a tus compañeros de trabajo o hasta a tu jefe. Ninguna acción va a pasar por sí sola si no lo intentas. Si fracasas entonces habrás aprendido; si tienes éxito entonces ya diste un paso más.

Procrastinador abrumado

Este es el que deja todo para el último y poco tiempo antes de una entrega o de lo que tenga que hacer, se pone a trabajar. Esto no es tan efectivo como parece porque provoca estrés y a la larga te puede afectar físicamente y quemarte.

Lo que puedes hacer para contrarrestarlo es “inventarte” una situación que te haga enfocar en lo que tienes que hacer; como si fuera una crisis para así activarte y producir.

Procrastinador ocupado

Y seguro te has topado con muchos personajes así. Este es el que cree que siempre está ocupado (y seguro sí) pero jamás termina nada. ¿Por qué? Porque hace varias cosas a la vez y es que eso no es sinónimo de productividad, al contrario.

¿Qué hacer? Haz igual una lista de responsabilidades, quizá para algunas de ellas te pueda ayudar alguien más. Ve si no estás desorganizado.