Rutinas para hacer en la mañana y tarde, y ser más productivx

02 September 2019

Dice que para tener éxito necesitas una o varias rutinas… ahí está el secreto. ¿Será? Y es que estas rutinas nos dan organización y en definitiva que todo sea más sencillo, siempre y cuando lleves una buena estructura. El objetivo es que seamos más eficientes, no padecer de estrés y lograr nuestras metas sin tanto lío.

rutinas

Estas rutinas son recomendables para hacer en la mañana y en la tarde van a mejorar tu productividad; no te fíes de solo hacerlas durante tus primeras horas porque ahí es donde cometemos el primer error. Dale prioridad al éxito.

También te puede interesar: Inconsistencias en ‘Stranger Things’ de las que no te has dado cuenta

No te quedes en tu lugar de trabajo, muévete un poco

No te quedes sentado todo el tiempo en un solo lugar. Y esto puede ser en la mañana y tarde. Algunas personas como el fundador de Twitter se va a hacer ejercicio cuando es menos productivo, y esto le pasaba en la tarde, entonces se iba al gimnasio y hacía que de alguna manera la sangre fluyera. No solo le dio energía y concentración si no que también dormía mejor.

Sal a caminar, trota un poco en la tarde y luego regresa a comer.

Siesta

Ah la clásica siesta, una muy importante si me lo preguntas. Algunos ven mal dormir en medio del día, pero no lo es… todo lo contrario. Con una siesta puedes despertar y estar alerta, te olvidas del estrés y hasta de buenas te vas a poner.

No duermas mucho, menos de 30 minutos es suficiente y en particular después de las 2 o 3 de la tarde.

Haz lo más fácil hasta el final

Dale prioridad a las tareas más difíciles, esas que te van a tener más atento durante, especialmente, las mañanas. Hazlas primero y luego, al final del día, cuando quizá ya no tengas la misma energía que al comienzo del día, haz lo más sencillo y lo que sabes te va a llevar menos tiempo.

No seas negativx, todo lo contrario

Ok, no te pido que seas la persona más positiva, en especial si has tenido un día difícil pero no termine mal, al contrario. Reflexiona sobre lo que hiciste en esa jornada de trabajo, qué fue lo que sacas que puedes rescatar como algo completamente bueno y que puedes repetir para mejorar.

Prepara tu día de mañana

Esta es una tarea que no te va a quitar mucho tiempo y te va a ahorrar mucho para el día siguiente. Revisa tu agenda y checa qué actividades van a ser tu prioridad, etc.