Si lo que quieres tener es éxito en tu trabajo entonces olvídate de tu oficina

17 June 2018

He tenido jefes que sólo ven por su negocio y no piensan en su gente, en lo importante que es el descanso para así rendir mejor. El agotamiento mental es una realidad y eso puede ocasionar insatisfacción, estrés, mal humor y frustración.

Piensa en todo lo que haces en ese trabajo que tienes. Recuerda que nadie es tu dueño, al contrario, sólo estás prestando un servicio. Pero varios nos sentimos tan responsables y con mucha ansiedad que no podemos dejar de checar el correo, contestar mensajes de la chamba, etc. Peor es todavía cuando sales muy tarde (claro, sin que te paguen horas extra) y al llegar a tu casa sigas pensando en la oficina y en lo que tienes que hacer.

Y ya no hablemos de descansar y de verdad disfrutar los días OFICIALES de descanso y/o tus merecidas vacaciones.

¿Te suena familiar?

Tienes que aprender a desconectarte y olvidarte de la oficina. El cuerpo humano no es una máquina y se desgasta con estas actividades. Para no sufrir en el futuro las consecuencias de esto, tienes que aprender a desconectarte y disfrutar lo demás que te rodea (sí, porque quizá tu trabajo te guste mucho, pero también te gusta ver a tu familia, amigos, viajar, etc).

Deshacerte del trabajo también te va a llevar al éxito y para eso te digo cómo.

* Olvídate de tus gadgets

Una cosa es checar Instagram para tu diversión y otra es usar el teléfono para mensajearte de trabajo con tu jefe (que por cierto, eso no debería ser. Es una de las cosas más invasoras y faltas de respeto e la historia).

También te puede interesar: Formas rápidas de convertirte en un empresario exitoso

Lo recomendable es desconectarte de tus redes sociales y también del correo electrónico. Si hay una emergencia o te necesitan encontrar entonces ya te hablarán. Hasta entonces, olvídate de tu computadora, tablet, etc, etc, al menos un par de horas al día.

* Hobbies

Necesitas recargarte de energía y eso te lo dan los hobbies, eso que te emociona y te da alegría. ¿Patinar, ajedrez, tocar la guitarra, jugar futbol? Aprovecha todo eso. Busca hacerlo periódicamente para olvidarte de esas cargas de trabajo.

* Reconocimiento personal

Si tu jefe es como el mío, muy probablemente no va a reconocer tu trabajo. ¿Qué hacer? Tú prémiate y date un gusto.

Eso puede ser comprarte algo que quisiste desde hace mucho tiempo, ir al cine, un viaje de fin de semana o bien una súper cena. Como ves, nada de eso tiene que ver con una oficina.

* Ejercicio

Sí, es muy difícil ir a hacer ejercicio por el tiempo y horarios de oficina, ¿cierto? ¿Qué hay que hacer entonces? Dale a ese trabajo lo que te paga. ¿Vas de 9 a 6? Perfecto, sólo chambea en ese horario; el resto es tuyo. Ir al gimnasio o ejercitarte en tu casa, correr, es necesario. Y no sólo es por salud si no sobre todo porque con eso vas a poder liberar estrés. ¿No te dan ganas porque terminas exhausto? Entonces ve cada tercer día o camina todos los días un mínimo de 30 minutos.

* Conversación

Ir a tomar la clásica chela después de la oficina te va a mega alivianar. Sal con tus amigos o con los compañeros de oficina, pero no hables del trabajo. El punto es olvidarte de eso enfocarte en lo de fuera, en lo que te rodea: familia, pareja, diversión, etc.