Si otra vez “dormiste” pero en realidad no descansaste, checa por qué

23 July 2020

Si otra vez pasaste una noche pésima en la que sí dormiste pero en realidad no descansaste, entonces checa por qué es eso.

Dormir siete u ocho horas diarias no es necesariamente sinónimo de descanso, menos si sientes que duermes pero no descansas. Si otra vez te pasó eso, entonces checa lo siguiente.

También te puede interesar: Los tapabocas de luchadores que necesitas para la cuarentena

La única señal de que lograste aprovechar las horas de sueño lo obtienes de tu propio cuerpo, cuando al día siguiente te sientes con la suficiente energía para emprender todas las actividades planeadas.

Pero, ¿qué pasa cuando duermes el tiempo requerido pero no descansas?

Se trata de los que se conoce como hipersomnia, un trastorno en el que tu cuerpo y tu mente no son capaces de reponer la energía que necesitas y despiertas cansado, irritado, con falta de concentración y problemas de movimiento.

Además, por lo general, debes usar varios despertadores y alarmas para obligarte levantar de la cama, y al hacerlo te sientes desorientado.

Y es que, según Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN), lo más grave de este problema es que con el tiempo puede acabar influyendo en tu autoestima, y en el desempeño que tienes en tu vida social y laboral.

Síntomas

Podemos decir que son muy parecidos a los de la narcolepsia, aunque la diferencia más relevante es que las personas que sufren hipersomnia sí pueden dormir durante la noche, incluso muchísimo mejor que el resto de la población.

Aunque aún no se conocen sus causas, la hipersomnia puede estar ocasionada por otros trastornos del sueño, por factores genéticos, así como la ingesta de ciertos medicamentos y drogas.

También es muy común que aparezca en personas que tienen fibromialgia o en quienes sufrieron daños cerebrales.

La buena noticia es que sólo al 1% de la población, y que su tratamiento suele ser muy efectivo a través del uso de estimulantes y antidepresivos.