El nuevo disco de Nick Cave me movió todo y me sacó unas lagrimas

04 October 2019

El día de ayer se hicieron escuchas por todo el planeta para que los fans de Nick Cave pudieran escuchar Ghosteen, su nuevo álbum. Este disco se divide en dos partes, en la primera las canciones están dedicadas a los hijos, en la segunda a los padres.

Te puede interesar:
7 Preguntas al Manager de Innovación Digital de Coca-Cola

Actualmente Nick Cave atiende una gira de conferencias en formato pregunta y respuesta, donde los fans lanzan sus dudas al respecto de las canciones o la vida íntima de Nick y él responde, luego de casi 3 horas de preguntas por sesión toma un piano e interpreta algunas canciones en formato reducido, solamente él tocando el piano y su voz. Esto buscando el cobijo de la gente y una cercanía con sus fans luego de la muerte de su hijo.

La vida de Nick Cave cambió luego de que su hijo, Arthur, falleció en 2015 luego de caer de un barranco bajo la influencia del LSD, esto llevó al artista a romper el velo de misterio y oscuridad que había entre su vida personal y su obra, que siempre estuvieron distanciadas y su vida era un misterio del que no hablaba y no compartía nada. Tras la muerte de su hijo Nick lanzó un disco conmovedor titulado Skeleton Tree, realizado a manera de catarsis.

El día de hoy ya está disponible digitalmente Ghosteen, y es un disco inmersivo y redondo, abre hablándole a los hijos de la humanidad que el tiempo y la paz vendrán, mientras que la segunda parte despide desde la visión de los padres “estoy esperando ahora al tiempo que vendrá, estoy esperando ahora la paz que vendrá”.

Tuve la fortuna de asistir a la Listening Party de anoche en la Roma Records donde un grupo no mayor de 20 personas nos reunimos en implacable silencio a escuchar el disco de principio a fin, unicamente violentando este silencio por el sonido de las cervezas al ser abiertas cortesía de la casa.

He de confesar que el disco me movió tantos sentimientos que entre la segunda y la tercera canción ya estaba soltando la lágrima, estando en la oscuridad de una tienda de discos con las luces apagadas y solamente un proyector guiando el camino mostrando las letras de las canciones, al que le di la espalda para enfocarme en la escucha, me instrospecté hasta desaparecer en la música que fluía dando un sentimiento de nostalgia y añoranza, quizá sea el sentimiento que los portugueses y describen en su fardo como saudade.

Cada disco de Nick Cave es un viaje a lo más profundo de mis entrañas, a las depresiones que casi terminan con mi vida, a los momentos más oscuros y a los pensamientos más bajos de un ser humano, pero a la par escuchar las narraciones y la voz de Nick Cave acompañado de su maravillosa banda, los Bad Seeds, es una palmadita en la espalda que te dice todo va a estar más o menos bien, un un abrazo al alma que dice por más profunda que llegó esa llaga de la vida y ese problema que enfrentas no eres el único que lo siente, somos muchos y al final es un aliento para salir de la adversidad, una dualidad sensorial un axioma que te lleva a descartar el suicidio.

Ojo Nick Cave no es para cualquiera, puede llegar a ser muy oscuro y depresivo, por eso se recomienda el saber manejar las emociones, y como referente te puede gustar si escuchas a Leonard Cohen, Serge Gainsbourg o a la Velvet Underground.