Un estudio dice que esto es lo que la gente más odia de las juntas

11 April 2019

Seamos honestos y sinceros y quitémonos las máscaras… a nadie nos gustan las juntas. Sí, son útiles pero tampoco son para que duren tanto y es que a veces se divaga mucho en ellas. O al menos esa ha sido mi experiencia al paso de los años. Por eso es que salió un estudio de Atlassian, una compañía australiana de Software, salió a decir que el 91% de quienes trabajan en oficina no ponen atención en las juntas porque no les gusta, pese a que estas podrían aumentar la productividad.

Los mismos datos fueron certeros en cuanto a que el 3% se queda dormido en las reuniones y el 47% cree que es una pérdida de tiempo.

También te puede interesar: Jennifer Lopez caminando por la calle en spandex es uber hot

La Quality Assurance Manager de Kotaku, Karina Navarro, dijo que las juntas son elementales para que se fomente el trabajo en equipo pero que las compañías no saben cómo sacarle jugo a ellas.

¿Qué es lo que hay que hacer para que estas funcionen?

Que no duren mucho

Esto es lo que los trabajadores reclaman constantemente. Que las juntas duran mucho. Por eso se recomienda ser breves y concisos, llegar al objetivo de inmediato, no darle vueltas al asunto.

Atención

Para que no todos se distraigan hay que hacer preguntas constantemente, así todos pondrán atención. Así todos se sentirán incluidos en la conversación.

Llegar a algo

Atlassian dice que el 91% de los trabajadores se distraen y otro 73% se dedica a estar en su celular o a hacer dibujos en los cuadernos. Y es que no se llega a nada en una junta cuando la gente comienza a hablar cosas que no tienen nada que ver con el propósito de la misma. Hay que priorizar.

Sin nada qué hacer

A las juntas suelen ir personas que aunque tienen un rol importante en la compañía quizá no tengan por qué estar en las reuniones. Por eso hay que saber a quién invitar para no hacerle perder tiempo a los demás.

Seguimiento

Otras de las quejas es que cuando terminan las junta no se hace nada de lo que se habló en ellas, no hay seguimiento y no se vuelve a discutir más eso que se tocó. Por eso es recomendable hacer una lista con responsabilidades y fechas límite para las respectivas entregas de los objetivos.