*

Los amantes del cielo nocturno están a punto de presenciar un espectáculo astronómico único durante la madrugada del 9 de noviembre: el “Beso Cósmico” entre Venus y la Luna. En esta breve pero cautivadora conjunción, ambos cuerpos celestes se acercarán de manera tan íntima que podrán caber en el ancho de un pulgar humano.

Durante este fenómeno, la Luna estará a solo 1.5 grados de distancia de Venus, creando una imagen celestial que ha sido cariñosamente apodada como el “beso cósmico”. Para los observadores terrestres, este evento proporcionará una visión única de la Luna menguante, iluminada solo en un 15% por el Sol, con Venus resplandeciendo a su lado derecho.

El punto culminante de este encuentro celestial está programado para unas horas antes del amanecer del 9 de noviembre, momento en el cual Venus se desplazará desde la parte inferior de la Luna hacia su posición final en el extremo derecho del satélite. Este brillante planeta, conocido como la “estrella del amanecer”, destaca por su atmósfera compuesta por ácido sulfúrico y dióxido de carbono, que reflejan intensamente la luz solar.

El fenómeno será especialmente visible en lugares con poca contaminación lumínica, ofreciendo a los observadores una oportunidad única para disfrutar de la belleza del espacio exterior. Dada la proximidad de Venus a la estrella, su brillo constante y distintivo lo diferencia fácilmente de las demás constelaciones en el cielo.

La NASA ha pronosticado que este “Beso Cósmico” será un evento inolvidable para aquellos que se aventuren a mirar al cielo en la madrugada del 9 de noviembre. Un recordatorio de la maravilla y la majestuosidad del universo que, aunque efímero, dejará una impresión duradera en la mente y el corazón de quienes lo contemplen. Preparémonos para un romántico baile celestial entre Venus y la Luna, eso sí habrá que ir avisando que vamos a llegar mañana tarde al trabajo.

About Author

J Boom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *