No te sorprendas… ser jefe no es lo mismo que ser líder

24 July 2019

No te sorprendas por el que se dice ser tu jefe. En definitiva no es lo mismo que un líder y te voy a decir las diferencias.

No te sorprendas. En el papel está a cargo de las cosas, pero eso no quiere decir que pueda influir en tu comportamiento. Un líder sí lo hace. Hoy en día la gente no toma muy en serio la autoridad de un jefe, en especial si es uno malo y prepotente; pero si por el contrario es alguien que te inspira y conduce, entonces esa autoridad se justifica.

También te puede interesar: Nuestra ilustre Britney Spears en traje de baño y en excelente forma física

Si hacemos caso a lo que dicen las “reglas” de una oficina entonces un jefe tiene autoridad legal sobre alguien más. Un líder es quien te hará formarte una opinión del trabajo de acuerdo a sus enseñanzas para generar algo positivo. En tu chamba puedes tener a un líder sin que tenga el cargo de jefe; y por supuesto (y afortunadamente) hay jefes que también son líderes.

Un líder sabe escuchar y hablar

Tu jefe puede hablar y hasta ahí; si no toma tus opiniones, sugerencias e ideas e consideración… entonces tú no lo tomes muy en cuenta a él. El líder te va a escuchar y con eso es suficiente para reconocer que sabe trabajar en equipo.

Delegar y facultar

Un jefe recibe instrucciones y por ende te las da a ti. Trata de que todo se lleve a cabo como le dijeron, y si es uno miedoso, no opinará ni sugerirá nada. El líder va a cuestionar el proceso, de hecho tratará de modificarlo si es necesario, pero sobre todo va a estar abierto a opiniones de los demás. Ese jefe va a ganar más dinero que muchos pero solo da órdenes… no sale de ahí.

El jefe solo habla… Un líder te inspira

He tenidos jefes que solo hablan y prometen pero de ahí en fuera no hacen nada, solo repiten lo que les dicen sus superiores. Un líder te inspira y además hace que todo se mueva, que progrese, que evolucione y que se llegue al éxito con nuevas ideas.

Un jefe busca culpables y un líder aprende de sus errores

Me he topado con jefes mediocres que no saben cómo remediar los problemas y es ahí cuando empiezan a culpar a su gente o a tacharlos de flojos. El líder verá cuál es el error y buscará aprender de él, y como no volver a repetir esa acción. Ah, sí… lo olvidaba. Un líder también buscará apoyar a su gente y no dejarlos desprotegidos ante circunstancias adversas.

En conclusión es sano decir que cualquier organización necesita líderes y no jefes, y es que estos últimos no generan movimiento o innovación, de hecho no quieren ni salir de su zona de confort… son casi un sinónimo de mediocridad. Por otro lado el líder siempre a querer crecer, y también a enseñar y apoyar a su equipo.