Tu estrés también afecta a tu empresa y sus posibles ganancias

19 September 2019

No te lo tengo que decir siempre porque sé que lo sabes pero tu estrés te lastima, ya sea emocional o físicamente siempre. Existe el estrés que vives cotidianamente y que se te ha hecho hasta normal pero también está el crónico que es el que te puede afectar aún más y peor aún, a tu negocio o empresa.

tu estrés

Si en el trabajo siempre te peleas con la misma persona o simplemente te presionas por si haces bien o no la chamba, o de hecho te sientes ineficiente en tu labor, estás padeciendo de estrés crónico.

También te puede interesar: Estos videojuegos no los han anunciado pero sabemos que van a salir

Según el Centro de liderazgo creativo de Estados Unidos, tu estrés puede ser crónico y así es como podrías afectar a tu negocio y/o empresa.

Quieres hacer más en menos tiempo pero con recursos pobres

Y con esto me refiero a que tienes todas las ganas de crear e innovar en el negocio pero tus recursos no son suficientes, y si además quieres que sea rápido, caerás en un hoyo de desesperación que te llevará a sufrir y en grande, y no solo contigo mismo si no también con tus empleados y hasta con tus clientes.

Relaciones personales y su lado negativo

El que te lleves mal con alguien en tu trabajo y que además tengan que tomar decisiones en conjunto te va a afectar de manera notoria, llevándote a que eso escale a tus clientes y resultados en general. Lo mejor es que desde el inicio trates de llevar una relación saludable, y aunque esa persona no te caiga bien no importa… procura que solo se quede en lo laboral. No tienes que salir a comer con ella.

Competencia y cero trabajo en equipo

Para evitar que tu estrés aumente, procura el trabajo en equipo, uno que sea sano. Habrá gente que quiera ascender en la chamba pero a expensas de los demás y en una forma nada personal. Esto puede llevar a resultados horribles, incluyendo renuncias y mala vibra entre la gente.

Clientes con los que no puedes razonar

Hay clientes necios y hay clientes que no son razonables. El que tú ofrezcas un servicio no quiere decir que tengas que aceptar a cualquiera solo por su dinero, y es que sus peticiones y expectativas pueden ser irreales, más cuando te dan un presupuesto de broma.