Tus empleados te odian por estos malos hábitos que tienes como jefe

17 July 2019

¿Te has preguntado alguna vez si les caes bien a tus empleados? El que seas el o la jefa, automáticamente no quiere decir que vas a ser del agrado de todos y todas. De hecho si eres injusto, no actúas bien, tomas malas decisiones, etc, no solo te van a odiar porque también afectas su chamba, si no que al mismo tiempo dejarán de echarle ganas a su chamba y mucho menos mostrarán compromiso.

¿Cómo le puedes hacer para saber si te odian, o bueno, al menos para indagar si no les caes bien? A través de tus malos hábitos como jefe y/o líder, aunque la verdad si abusas de estos hábitos dudo que seas líder. Perdón manito.

También te puede interesar: Nuestra ilustre Britney Spears en traje de baño y en excelente forma física

Ponerte a la defensiva ante una crítica

Si uno de tus trabajadores te da una retroalimentación crítica que tiene la intención de ser constructiva, y además sueles ponerte a la defensiva… olvídalo, ya estás marcado y hasta de por vida.

En algún momento te vas a arrepentir de haber contestado así, y es que no importa lo dura que sea la crítica u observación. Si te lo dicen es por algo, así que tómala en cuenta y valórala.

Dar retroalimentación sobre un proyecto del que no tienes toda la info

A veces como jefe tienes que lidiar con que la empresa sobreviva, encontrar clientes, etc. Tus empleados se encargarán de ciertas cosas junto a ti, pero el que a veces no estés enterado de los procesos o planificación, te puede jugar en contra. Eso tiene que ver con tu involucramiento. Entonces imagínate si te pones en la posición autoritaria de dar órdenes cuando ni sabes bien qué onda. Vas a quedar mal, no solo por líder, si no también como dirigente de tu empresa, negocio, puesto, etc.

Dar información de importancia después de que se acabó la chamba

Es pésimo y de muy mal gusto que cuando un empleado se esfuerza mucho por acabar un proyecto y lo termina, le digas que “mejor” hubiera hecho otra cosa con información que no le diste desde el inicio. Eso te hará ver mal porque va a lastimar la confianza de tus empleados en ti.

Esperar que un trabajo se haga como tú crees que debe ser

Todos somos distintos y tenemos perspectivas diferentes. Así que si asignas una chamba y encima de ello esperas que se haga como a ti te gustaría pues es posible que vayas a quedar decepcionado, aunque el resultado sea exitoso.

Deja que tu gente trabaje correctamente pero como quieran. Digo, si los contrataste es por algo, se supone que confían en ti.

Visión inadecuada

Si crees que tu visión, que crees que es la correcta, le va a gustar a todos, pues me temo que estás en otro canal. No por ser el jefe tienes razón en todo. Las motivaciones de cada quien son muy distintas. Habrá quienes se motiven por tu visión, pero otros aceptarán tu perspectiva solo por el dinero; otros solo quieren caerte bien.

Al momento de plantar una visión procura que involucre a todos, sus necesidades y escucha lo que te pueden aportar.