Consejos básicos para ligar en la oficina sin morir en el intento

08 August 2018

Si esto jamás te ha pasado ¿entonces qué clase de trabajo tienes? Tener amoríos en la oficina no es cosa de hoy ni de ayer… es de siempre, de toda la vida. Hay quien lo hace de manera que se convierta en una relación formal, y hay quienes optan por solo tener un romance y listo. Pero sea cual sea el caso sigue estos consejos para que tu trabajo no , lo más importante, no esté en riesgo por tener [email protected] en el mismo lugar laboral.

De acuerdo a la experta en relaciones personales Karen Gately, estos puntos son necesarios a seguir para que no te metas en un lío de aquellos y te acaben corriendo por andar de [email protected]

También te puede interesar: 7 Gastos que puedes ahorrar para hacer una inversión a largo plazo

Tipo de relación: formal o no formal

Es posible que se presente la posibilidad de pasar una noche juntos por eso de los alcoholes, es muy común no te sorprendas. Si ese fue el caso entonces aclarar las cosas de ahí en adelante. Dejarlo ahí o intentar algo serio, pero tienen que hablarlo y de manera correcta para que después no haya problemas y malos entendidos entre ustedes, porque de ser así puede afectar su trabajo.

Horarios

Si no quieres que sospechen de ti en la oficina entonces no procuren llegar o irse juntos. Peor todavía comer siempre juntos o ese tipo de cosas. El trabajo es el trabajo y listo, no es que tengan que hacer que no se conocen pero respeten su espacio laboral y al salir de él ya sigan con su vida social y de pareja.

Discreción

Sí, no te avientes miradas hot en la oficina o hagas chistes locales de esos que sólo tú y tu pareja van a entender. No se molesten mucho y no se la pasen embarrados el uno al otro, eso solo va a levantar sospechas. Sean discretos.

Que sus problemas no afecten a los demás

Si te enojaste con tu [email protected] entonces mantén el lío fuera de la oficina y de las juntas. Si tienen que colaborar juntos, que su ira no sea motivo de que el trabajo sea afectado o peor aún, de hacer que los demás se sientan incómodos.

Muestras de afecto

Si la oficina ya lo sabe qué bien, pero no abuses de las muestras de afecto. Es decir, no te manosees en exceso (por no decir que fajonees en plena oficina) o te beses en extremo. Eso es de mal gusto y hace sentir a todos incómodos.

Acoso sexual

Y ya para concluir algo muy importante. Existen leyes que rigen y regulan que no haya situaciones de amorío en la oficina o eventos que tengan que ver con el equipo de trabajo, eso es por el acoso sexual, mismo que se puede dar si terminaste tu relación y te pones a hostigar a tu “ex” para que regresen.